la casa del dragón cena targaryen

La casa del Dragón: crítica del episodio 1×08: “El señor de las mareas”

Si hasta ahora La casa del Dragón se centra principalmente en la familia Targaryen y en la sucesión al Trono de Hierro, el capítulo 8 nos lleva concretamente a quién heredará la casa Velaryon.

Crítica del episodio 1×08: “El señor de las mareas”

Duración: 1 hora y 7 minutos.

Alerta spoiler: si no has visto el capítulo 8 de La casa del dragón, puedes tragarte algún spoiler a continuación.

Así, el episodio 8 comienza abordando el estado delicado de la Serpiente Marina, Corlys Velaryon, a quien han herido en Marcaderiva. El capítulo “El señor de las mareas” se centra precisamente en eso, quién sucederá a Corlys.

El primero en postularse es Vaemond, su hermano, quien defiende que posee la auténtica sangre Velaryon, a diferencia de los hijos bastardos de Rhaenyra, al mismo tiempo de acusarla de planificar el asesinato de Laenor.

Los cambios en Desembarco del Rey

Desembarco del Rey está muy cambiado. El estado del rey Viserys es extremadamente delicado y su mujer, Alicent, y la Mano y padre de Alicent, Otto, actúan en su lugar. El rey sobrevive a base de tés, brebajes de leche de amapola y todo cuanto puede para calmar el dolor, por lo que está más bien aturdido.

Así, Rhaenyra y Daemon se dan cuenta del control de la reina, y las tensiones entre ambos lados de la familia se palpan en la pantalla.

Pero el rey finalmente coge algo de fuerza y raciocinio (gracias a evitar la leche de amapola) y consigue poner fin a las tensiones de la familia, sobre todo entre la reina y la princesa. Esa cena que empieza bien, acaba con los adolescentes Targaryen en los inicios de sus peleas (parece que están acostumbrándose para cuando tengan que pelear por el Trono de Hierro).

Personaje aparte es el avance de Aegon, cuya conducta misógina y ansiosa de poder se hace ver cuando viola a una de sus criadas y no le da la mayor importancia.

La escena improvisada

En este capítulo hay una escena que se improvisó en el rodaje, durante la llegada de Viserys hacia el Trono de Hierro mientras se discute la sucesión de Marcaderiva. Cuando sube las escaleras, se le cae la corona y Daemon se la entrega y lo ayuda a subir.

Pues bien, aquello no estaba preparado, y cuando durante el rodaje se le cae a Paddy Considine (Viserys) la corona, Matt Smith (Daemon) se la recogió y se la dio, cosa que valoró la directora Geeta Patel para conservarlo en la serie.

Profecía de la Canción de Hielo y Fuego

Al final del capítulo vemos cómo el rey Viserys se encuentra en sus últimos momentos, y dice que la profecía que tuviera Aegon el conquistador, la Canción de Hielo y Fuego, en la que los Siete Reinos necesitarán unirse contra la oscuridad, es cierta. En presencia de Alicent, a quien el rey confunde con su hija Rhaenyra, le confirma que efectivamente ella es la princesa que heredará el trono y contribuirá a la unión de los reinos.

Pero Alicent toma aquello como que Aegon, su hijo, es el verdadero príncipe que disputará el Trono de Hierro. El guiño de este capítulo a Juego de Tronos es evidente, aunque ya sabemos el desenlace con Daenerys Targaryen y Jon snow.

Ahora viene lo bueno. Con la muerte de Viserys, ya sí que estamos en el desenlace final de la sucesión del rey. Que dancen los dragones.

¿Te ha gustado? ¡Ayúdanos compartiendo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *