La trinchera infinita, película inspirada en una historia real durante la posguerra, con Antonio de la Torre y Belén Cuesta.

La trinchera infinita: escena continuada de tensión e impotencia

La trinchera infinita es una película situada en la guerra civil española, inspirada en una historia real donde Higinio se oculta durante 30 años en su casa debido a la persecución franquista y el miedo a que lo fusilen. Su esposa, Rosa, le ayudará a sobrellevar su día a día en el escondite y tapar su ocultación.

Dirigida por Jon Garaño, Aitor Arregi y José Mari Goenaga, esta película de 2019 se inspira en Manuel Cortés, quien fue alcalde de Mijas, pueblo de Málaga, durante la Segundo República Española y que permaneció oculto 30 años. Esta historia también ha sido contada en el documental 30 años de oscuridad, de Manuel H. Martín (2011).

Su rodaje tuvo lugar en Higuera de la Sierra, una localidad situada en la sierra de Huelva. Ha sido elegida para representar a España en la 93º edición de los Premios Oscar.

Puedes ver La trinchera infinita online en Netflix o Rakuten TV. Su tráiler te lo dejo aquí:

Reparto

Antonio de la Torre interpreta a Higinio, habitante del pueblo que es perseguido por el franquismo y huye constantemente para salvar su vida. Se esconde en su propia casa, donde Rosa, su mujer, interpretada por Belén Cuesta; trata de que los vecinos y conocidos del pueblo crean que no sabe absolutamente nada del paradero de su marido o si está vivo.

En el reparto también destacan los actores Vicente Vergara, José Manuel Poga, Emilio Palacios o José María del Castillo.

Crítica de La trinchera infinita

Alerta spoiler: si no has visto La trinchera infinita, ve a verla y vuelve por aquí para leer la crítica. Si la has visto, ¡cuéntanos qué te ha parecido en los comentarios y si estás de acuerdo!

La película La trinchera infinita comienza en plena guerra civil en España, aunque su desarrollo es fundamentalmente en la posguerra. Adelanto que la crítica es buena, ya que la actuación de los dos principales actores y los momentos de tensión contextualizan perfectamente el miedo del momento y la incertidumbre.

La actuación de Belén Cuesta es impecable: transmite la tensión y la dificultad de ocultar a Higinio, que se encuentra a escasos metros de ella y de las personas que entran al domicilio y que, además, escucha y ve todo lo que ocurre. Cuesta se adapta sin dificultad al papel dramático que difiere tanto de su actuación cómica a la que nos habíamos acostumbrado.

Por su parte, Antonio de la Torre tiene experiencia en reflejar la impotencia y desesperación de vivir en un estrecho cubículo sin que se note su presencia. Tanto es así, que incluso cuando Rosa sufre la violación de un hombre, a pesar de ser testigo de ello, permanece inmóvil en su escondite. Posteriormente veremos cómo el matrimonio acaba con él, cuando habíamos percibido el malestar de Rosa y los diálogos cada vez más llenos de tristeza y faltos de esperanza entre ambos.

La película La trinchera infinita no deja de aumentar la tensión en sus 147 minutos de duración, en cuyo final podemos permitirnos respirar ante un final que no sabíamos feliz y en el que nos esperábamos lo peor. Tristemente es una historia que ha sucedido, y que no deberíamos dejar de recordar.

¿Te ha gustado? ¡Ayúdanos compartiendo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.