heridas abiertas crítica

Sharp Objects: una miniserie psicológica y repleta de tensión

Te vengo a hablar de una serie que recomiendo totalmente, llamada Sharp Objects (su traducción literal es “objetos afilados”), que en español ha sido traducida como Heridas abiertas.

Datos de la película

Empecemos con los datos técnicos. Sharp Objects es una obra estadounidense que se estrenó el 8 de julio de 2018 en HBO. Fue creada por Marti Noxon y dirigida por Jean-Marc Vallée. En el reparto destacan Amy Adams, Patricia Clarkson, Eliza Scanlen, Chris Messina, Matt Craven y Miguel Sandoval.

A Heridas abiertas la catalogaría como un thriller psicológico, de terror, pero del de verdad. Personalmente no me suelen atraer las películas de fantasmas, figuras extrañas que se aparecen o monstruos sucios. Al contrario, me dan más miedo aquellas películas que pueden ser reales, que pueden encontrar un parecido con episodios “cotidianos” (y algún día hablaré de Funny Games).

Resumen

Sharp Objects trata los pensamientos oscuros y la situación familiar de Camille Preaker (protagonizada por Amy Adams, con una interpretación excelente), una periodista que la serie quiere tratar, al principio, de mediocre; y cuya vida no ha sido, ni es, sencilla. Pronto descubrimos que Camille se hace daño a sí misma y capítulo a capítulo se nos muestran recuerdos que nos ayudan a entender cómo se siente, pero hasta aquí puedo llegar sin spoilers.

La trama principal se centra en el pueblo en el que vivía antes de mudarse, Wind Cap, donde se ha producido la desaparición de una niña y el asesinato de otra. El editor del periódico donde trabaja la protagonista decide entonces mandarla a cubrir este hecho y tratar de averiguar quién está detrás de todo esto, mientras se suceden más y más misterios.

Crítica de Sharp Objects o Heridas abiertas

La familia de Camille está bastante alejada de ella: no suele hablar con su madre, que le reprocha hasta la ropa que lleva puesta, y apenas conoce a su hermanastra. Esto hace que la serie tenga una doble temática, que cobra un gran sentido a la hora de comprender a lo que la protagonista se enfrenta en su día a día.

Poco a poco la investigación de los asesinatos en Wind Cap pasa de ser la trama principal a una subtrama, ya que los problemas personales de Camille y su relación con su familia van ocupando la preocupación principal a la serie y, sobre todo, lo que aporta más tensión.

Como apunte final: se trata de una miniserie de 8 capítulos. Es poco probable que se realice una segunda temporada ya que, el libro en el que está basada, Gone Girl, de Gillian Flynn, no tendría más contenido que representar. De hecho, Amy Adams no quiere continuar con un papel tan complicado. Y en mi opinión, una segunda temporada no aportaría mucho más, ya que se perdería el impacto de esta primera y única temporada. Creo que continuar con la serie nos llevaría a una decepción, ya que alargaría inútilmente la historia.

En resumen, yo he visto unos cinco capítulos seguidos impaciente por ver qué persona estaba detrás de los hechos. Lo bueno de esta serie es que te va presentando personajes a medida que avanza y profundizando en otros para que te posiciones cada vez en una persona distinta. Cuando lo descubres alucinas con lo que pasa, junto al trastorno psicológico que eso implica (que existe realmente, por cierto). Por no hablar de la última escena… ¡Qué final!

¿Te ha gustado? ¡Ayúdanos compartiendo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.