final de la isla mínima

Review y explicación del final de La isla mínima

Antes de comenzar con la crítica y explicación de la película, quiero comentar que La isla mínima (2014) es una película seria, lenta pero no en el sentido de aburrida, bien construida, con un buen manejo de la cámara y que huye de los sensacionalismos. ✅

Esto último es un aspecto que no es fácil teniendo en cuenta que la trama principal recae en un asesino en serie de mujeres menores (buen punto del director, el sevillano Alberto Rodríguez). Podría haberse hecho hincapié en un cierto cine gore (como ocurría exageradamente con Musarañas), pero todos los elementos están bien configurados para que no sea pesada ni resulte amarillista.

Ahora sí, vamos con la review y explicación de La isla mínima y, sobre todo, del final del filme. Puedes ver la película completa online en Netflix, y aquí te dejo con el tráiler:

Contexto de la película

Los planos generales con la naturaleza de por medio son el escenario que la caracteriza: el lago junto a la seca vegetación, los caminos inundados, el barro, la lluvia incesante… todo ello da una imagen de tensión a la película, que nos sitúa en un ambiente por el que es difícil de moverse (bien centrado para la acción policíaca). Y en este ambiente se sitúa el nombre del rincón llamado “La isla mínima”, donde transcurre ese momento cercano al final.

El contexto es en los años 80, con una transición política recién estrenada en España tras la dictadura franquista, y una democracia que se tambalea con personajes pasados, partícipes de la represión. Esto es representado principalmente por uno de los protagonistas: Juan, interpretado por Javier Gutiérrez, un torturador sin piedad; pero también por el juez, a quien no le tiembla la mano en cambiar procesos jurisdiccionales En el otro lado tenemos a su compañero Pedro (Raúl Arévalo), un policía joven y desconfiado.

final de la isla mínima

En ese ambiente de fango de las marismas del Guadalquivir también se ve la lucha por los derechos laborales, la libertad ideológica, el tráfico de drogas y la relegación de la mujer a un segundo plano; representada por la necesidad de las adolescentes de marcharse del pueblo, en el que solo les espera casarse, ocuparse de la casa y la crianza de futuras criaturas.

El cacique del pueblo se sirve a su vez de Quini (Jesús Castro), quien usa sus dotes para atraer a las adolescentes y entregarlas sin miramientos al hombre del sombrero, que ejerce violencia sobre ellas y las agrede sexualmente. Aparte estaría Salvador, un ser despiadado que las tortura, mutila y asesina; intentando hacerlas creer que les conseguirá un contrato de trabajo en la costa. El susodicho se encarga de arrojar los cadáveres a un colector, que es un conducto de alcantarillado que recoge el agua, donde los cuerpos quedarían triturados.

El personaje de Rocío (Nerea Barros) también merece una mención. Rocío es la madre de Carmen y Estrella, las niñas asesinadas, en quien vemos el papel de las mujeres en ese contexto: encargada de la casa, y la familia, se sume en una profunda tristeza acompañada de la agresividad de su marido, Rodrigo (Antonio de la Torre). A pesar de ello, suma la fuerza para colaborar con los policías en la investigación y aportar información.

Explicación del final de La isla mínima

El final queda abierto y dudoso. En los últimos momentos vemos la partida de los policías tras el Dyane 6 blanco, y también a quien los guía, que termina con un disparo y con ambos policías en el fango tras el conductor del coche, Salvador. Juan consigue adelantarse al psicópata y lo mata, aunque después de esto no sabemos quién de los dos es más psicópata, el asesino o el asesinado.

Lo comento porque en la escena final descubrimos, de la mano del fotógrafo-periodista que quiere ser Truman Capote pero nada más lejos de la realidad, debido a sus dosis de información a cambio de filtraciones del policía; que Juan participó en una carga policial en Vallecas en la que una joven murió, culpado él mismo. Juan se lo desmiente a Pedro y éste le cree, pero en la fotografía se ve cómo su brazo apunta a la joven. 🤔

Por cierto que el periodista forma parte de “El caso”, un medio sensacionalista de la época.

⌚ También es importante el reloj de Juan, que aparece en las fotos que se les tomaba a las menores violadas, y en la que se veía una tercera persona, que parecería ser él, por su implicación en las torturas (aunque la película confunde con la insistencia del policía en descubrir al asesino, si fuese él hace un excelente papel para no levantar sospecha). ¿Entonces sería él o el terrateniente del sombrero?

Las pastillas que toma Juan nos dan pistas de su enfermedad crónica: alucinaciones, orina con sangre… No obstante, estas escenas no nos aportan mucho, a pesar de que durante la película intentes averiguar qué pasa con eso.

Entre medias tenemos esos momentos en el que Pedro llama a su esposa para decirle que la echa de menos, que aunque no aportan nada a la historia, nos muestran el lado humano del protagonista, que acaba cediendo ante un caso mal resuelto y, como el resto de implicados en el caso, haciendo la vista gorda con la única detención de Quimi a pesar de haber alguien más implicado en los asesinatos.

¿Te ha gustado? ¡Ayúdanos compartiendo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.