Escena de la película Una mujer bajo la influencia, de John Cassavetes.

Una mujer bajo la influencia: “sé como tú eres”

Una mujer bajo la influencia es una película de drama que muestra la vida de Mabel, una ama de casa cuya forma de ser es distinta a la “norma” social. Su estado de ánimo cambiante es a causa de la influencia violenta de su marido, Nick, un obrero de la construcción.

Escrita y dirigida por el director John Cassavetes, considerado un representante y pionero del cine independiente, la película estadounidense data de 1974.

Puedes ver el tráiler del largometraje aquí:

Reparto

  • Gena Rowlands interpreta a Mabel Longhetti.
  • Peter Falk interpreta a Nick Longhetti.
  • Fred Draper interpreta a George Mortensen.
  • Lady Rowlands interpreta a Martha Mortensen.
  • Katherine Cassavetes interpreta a Margaret Longhetti.
  • Matthew Laborteaux interpreta a Angelo Longhetti.
  • Matthew Cassel intrepreta a Tony Longhetti.
  • Christina Grisanti interpreta a Maria Longhetti.

Crítica y análisis de la película Una mujer bajo la influencia

Alerta spoiler: si no has visto la película, ve a verla y vuelve por aquí para leer la crítica. Si la has visto, ¡cuéntanos qué te ha parecido en los comentarios y si estás de acuerdo!

El nombre de la película es un resumen de la historia que se nos presenta: la protagonista de este largometraje, Mabel, interpretada por la impecable actriz Gena Rowlands, es una mujer inestable que, en sus actos “alejados de la normalidad”, busca apreciación en sus personas cercanas sobre cómo debe comportarse o si cómo actúa está bien o no.

Escena de la película Una mujer bajo la influencia, de John Cassavetes.
Escena de la película Una mujer bajo la influencia, de John Cassavetes. Vemos a la protagonista, interpretada por Gena Rowlands.

Principalmente, la persona que le hace llegar todo esto es su marido, Nick, al que vemos cómo le preocupan las caras y las opiniones del resto de sus conocidos, especialmente de su madre, a quien más avanzada la película veremos cómo le influencia para que ingrese a su mujer en un hospital psiquiátrico, a pesar de que éste quiere evitarlo a toda costa y se esfuerza porque Mabel cese su conducta.

Durante la primera hora del filme vemos a un Nick aparentemente comprensivo, preocupado por que Mabel sea consciente de que su forma de ser incomoda a otras personas e intente rectificar, pero más adelante las escenas se tornan más violentas e incómodas de ver, pues la desesperación del marido se torna en malos tratos hacia su pareja.

Éste trata mal a Mabel después de haber estado en contacto con más gente, reprobando su conducta delante de los demás, cosa que no tolera. Mabel es igual siempre, pero se siente más libre sin la vigilancia de los demás, que observan con incomodidad sus gestos y comentarios. En una ocasión en la que Nick reprocha a Mabel haber quedado mal delante de todos, ella le responde que vive eso todos los días, y que no está furiosa por haberle pegado.

Ni la influencia ni el comportamiento de Mabel, por supuesto, exculpa a Nick de sus gritos, violencia verbal y, posteriormente, física. Las influencias de personas de alrededor a menudo nos hacen sentir rabia, desesperación, malestar o enfado; pero nada de ello nos hace reaccionar violentamente en dichas situaciones.

En la escena final, somos espectadores de la inocencia con la que los niños pegan a su padre para defender a su madre de los golpes y las heridas que le causa. Así, cuando ven que Nick se acerca, le empujan e intentan detenerlo como pueden, pidiéndole que no haga daño a su madre.

En vano, le propicia un puñetazo a Mabel, que se encuentra sobre el sofá comportándose como lo hacía anteriormente al psiquátrico, como una especie de defensa personal en modo cómico para evadirse de la realidad que tiene delante en ese momento.

Volvemos a ver sus gestos y ruidos habituales, fingiendo tener una pistola en mano, hacia Nick, como había hecho con su manipuladora suegra y con aquellas personas que la herían.

Una y otra vez Nick le repite a Mabel en la trama que sea como es ella, pero cuando esto ocurre con otras personas delante, su rabia se desata y comienza a gritar y a ordenar a su mujer que se comporte de manera «normal».

Ocurre en la escena en la que los compañeros de trabajo del marido acuden a comer a la casa de ambos. Cuando Mabel se comporta de manera divertida con esos hombres, Nick la frena diciendo que ellos no interpretan la situación de la misma manera que ella, sino que piensan que se les está insinuando.

Referencia al feminismo y a los estereotipos de género

¿Acaso Mabel tiene la culpa de lo que otros entienden por su comportamiento? Absolutamente la desdicha es de quienes interpretan una intención diferente por un comportamiento igual. Si Nick hubiese hecho lo que Mabel en ningún caso se le hubiera malinterpretado, pues son sus colegas.

En el caso de Mabel, simplemente quiere ser feliz y pasarlo bien con los compañeros de trabajo de su marido, pero una vez más los comportamientos que se atribuyen a la mujer no «permiten» que la protagonista actúe así, ya que la miran mal o se ríen de sus acciones y comentarios.

Otra escena la encontramos en la fiesta que hace en su casa con sus niños. Cuando el vecino lleva a sus hijos para que jueguen con los de Mabel, ésta se muestra totalmente abierta y social con dicho vecino, invitándole a pasar y charlar a pesar de no haber hablado con él apenas en ninguna ocasión. Asistimos al nerviosismo del personaje y la desconfianza que le provoca Mabel, por lo que decide llevarse a sus hijos creyendo que no estarán seguros.

Cuando el vecino acude a la habitación de los niños para marcharse y Mabel le sigue, Nick irrumpe en la escena. Ver a su mujer comportándose normal, ya que en realidad no pasaba nada raro, le provoca de nuevo esa rabia violenta y termina enfrentándose al vecino, que, no comprendiendo la furia de Nick, no entra en dicha pelea.

Mabel es una mujer libre, tan inocente como sus hijos, que solo busca disfrutar de cada uno de los momentos de su vida, y por ello hace burlas, bromas, chistes y juegos. Pero, cuando vuelve del psiquiátrico y se encuentran en una fingida cena familiar, la notamos cambiada. Por primera vez vemos a una Mabel seria y dolorida, a causa de la terapia de electrochoque y tratamiento que ha sufrido durante esos 6 meses.

No sabe cómo comportarse, y dejamos de oír sus sinceros comentarios y gestos que la caracterizan. Nick vuelve a ponerse nervioso al ver lo que realmente le ha ocurrido a su mujer y cómo ha cambiado, por lo que la aparta de sus familiares y la lleva a un pasillo, donde solo están ellos dos. Allí le dice una vez más que sea ella misma, que se comporte como quiera, pero, nada más lejos de la realidad, lo hace estando a solas con ella.

De hecho, cuando Mabel se relaja de esa situación tan incómoda y se le ocurre contar un chiste, Nick grita que se comporte normal y espeta a todos a mantener una conversación normal, a hablar de cómo había estado, si se encontraba mal o cómo se sentía, a lo que Mabel responde que no le es posible por lo que ha sufrido y que no puede mantener una conversación.

Interpretaciones de la película: la habitación como refugio

El dormitorio de Mabel y Nick constituye a su vez el salón de la casa, cuya cama preparan todas las noches a partir del sofá. No son pocas las escenas en las que vemos cómo los personajes abren y cierran las puertas de madera y corren las cortinas que llevan a la habitación/salón y a esa característica puerta en la que leemos “Private”.

En esta habitación es donde el matrimonio comparte su vida con todos y con ellos mismos: con las personas de alrededor cuando esas puertas se abren y la una con el otro cuando las puertas permanecen cerradas. Se trata de un símbolo que hace referencia a la influencia del exterior en la pareja, que se reduce a dos personas cuando se encuentran a solas.

Pero también representa un refugio del personaje interpretado por Gena Rowlands, ya que en escenas como el reencuentro con los niños tras su vuelta del psiquiátrico podemos ver cómo, de nuevo, esas puertas se mantienen cerradas mientras la madre disfruta de volver a ver a sus hijos después de 6 meses: momento en el que los demás no existen, solo Mabel y sus tres niños. Minutos después, contemplamos cómo las puertas se quedan abiertas para que entre la familia a cenar.

Conclusión

La película, de una duración de 2 horas y 21 minutos, presenta un recorrido profundo de la vida de Mabel, valiéndose principalmente de las vivencias en su propia casa.

Hay escenas muy lentas, y hay que reconocer que la película lo es, pero también otras estremecedoras y enloquecedoras que nos hacen sentir incomodidad por el mero hecho de mirar a la pantalla. Me siento muy identificada con la madre de Mabel cuando, en las últimas escenas de esa cena conjunta a su vuelta del psiquiátrico, observa a su hija y comprende el porqué de sus acciones e inestabilidad emocional y siente la necesidad de hacer algo para salvarla de todo aquello.

Curiosidades de la película

La impecable actriz Gena Rowlands era mujer del director de Una mujer bajo la influencia, obra de la que John Cassavetes se inspiró cuando su mujer le comentó las ganas que tenía de formar parte de una historia en la que se mostrasen las trabas que se presentan en la vida de las mujeres contemporáneas.

Una de sus curiosidades, es que se trata de una película donde todo queda en familia: Lady Rowlands era la madre de Gena Rowlands y, a su vez, Katherine Cassavetes era la madre de John Cassavetes.

Dada la intensidad de su guion, Cassavetes tomó la decisión de llevarlo al cine, en lugar de que se interpretase varias veces semanalmente. Recibió algunas críticas mientras intentaba conseguir financiar el largometraje, como que nadie quería ver “a una dama loca de mediana edad”.

Como no pudo recaudar fondos, el director tuvo que hipotecar la casa y pedir ayuda a su familia y amigos. Uno de ellos, casualmente Peter Falk (Nick en la trama), invirtió medio millón de dólares en el proyecto. Dentro del equipo se incluían profesionales y alumnos del American Film Institute.

Algunas escenas fueron grabadas en un domicilio próximo a Hollywood Boulevard, y la propia Rowlands tuvo que encargarse de su propio peinado y maquillaje, debido a la escasez de presupuesto. Esto tampoco le permitió acceder a alguna distribuidora: tuvo que valerse mediante el contacto con los propietarios de los teatros, a quienes les pidió que dirigiesen el filme.

Premios

En los Premios Oscar, Una mujer bajo la influencia obtuvo dos nominaciones: a Mejor Actriz por Gena Rowlands y a Mejor Director por John Cassavetes. Los Premios Globo de Oro también la nominaron a dichas categorías, aunque en esta ocasión Rowlands sí ganó el premio a Mejor Actriz – Drama, además de la nominación por Mejor Guion por el director.

La película se proyectó en el Festival de Cine de San Sebastián, premios en los que la película obtuvo la Concha de plata y el matrimonio ganó la mejor interpretación femenina y la mención honorable.

Asimismo, Cassavetes obtuvo el Premio Silver Shell al Mejor Director. También en el Festival de Cine de Nueva York obtuvo buenas opiniones de la crítica, entre otros galardones.

Dónde ver Una mujer bajo la influencia

Puedes ver la película completa en español de Una mujer bajo la influencia online en Filmin.

¿Te ha gustado? ¡Ayúdanos compartiendo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.